NoticiasOpiniónSalud

El COVID-19 enemigo silente al asecho del que debemos protegernos y proteger

Santo Domingo,RD.- Tras ser declarado el  Covid-19 como una pandemia que ha afectado a millones de personas, la economía global se ha visto prácticamente en pausa debido a las rigurosas medidas que han tenido que tomar los gobernantes del mundo poniendo en práctica aquel viejo dicho “si tenemos salud estamos bien”, y es que cuando se trata de salvaguardar vidas no se escatiman esfuerzos ni se limitan recursos.

En tal sentido la República Dominicana no se ha quedado de brazos cruzados a esperar que su gente enferme, padezca o en el peor de los casos muera, sino que por el contrario se implementaron medidas acordes a las necesidades provocadas de manera repentina por el Coronavirus  COVID-19, mal que nos mantiene tristes, pero aferrados a la fe característica de esta nación.

Sabemos que enfrentamos una fuerte realidad, pero también conocemos que esta no es la primera vez que el país ha tenido que unir fuerzas para luchar y ganar la batalla.

Hemos tenido huracanes que han arrasado dejando en la incertidumbre a miles de familias vulnerables, pero siempre todos unidos, trabajando hombro a hombro se ha conseguido salir adelante y recobrar la estabilidad en los diferentes ámbitos.

Quizás el ejemplo queda muy pequeño porque lamentablemente esta vez no hablamos de un fenómeno natural que llega y se va y para el cual nos vamos preparando, sino de un virus que llega sin dar señal y afecta a tantas personas de las cuales algunas se han ido al cielo y a otras han ganado la pelea, pero quedan las secuelas.

Aunque nos duela esta realidad no es momento de lamentarnos, sino que por el contrario es la hora de poner a prueba la capacidad de cada uno de protegerse y proteger y de querer salir adelante aún cuando las adversidades nos arropan.

 El COVID-19 vive entre nosotros y para colmo de males no sabemos cuándo se irá o si sucederá, por tal razón vamos a seguir haciendo lo correcto para cada uno enfrentándolo como un enemigo silente que está al acecho y del que debemos cuidarnos porque nos amenaza y no solo a nosotros, sino también a los nuestros. Adelante país.

Por Isabel de los Santos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba