Internacionales

La reina Isabel II pasa una noche hospitalizada para someterse a pruebas

(AFP) La reina británica Isabel II, de 95 años, pasó la noche del miércoles al jueves en un hospital para hacerse «pruebas preliminares» después de que los médicos pidieron «guardar reposo», anunció este jueves el palacio de Buckingham.

«La reina fue a un hospital el miércoles por la tarde para hacerse pruebas preliminares y regresó al castillo de Windsor hoy (jueves) a la hora de comer y mantiene un buen estado de ánimo», informó el palacio real en un breve comunicado.

La institución realizó el anuncio poco después de que el diario británico The Sun filtrara la noticia. Según el tabloide, se quedó en la clínica londinense porque se hizo tarde para volver hasta su residencia de Windsor.

A pesar de su edad, de la muerte de su marido Felipe en abril y de la pandemia de covid-19, Isabel II, que el próximo año cumplirá 70 años como monarca, ha seguido asistiendo incansablemente en los últimos meses a actos públicos.

El martes estuvo presente en una recepción oficial en Windsor al empresario Bill Gates y al enviado estadounidense para el clima, John Kerry, en la que también participó el primer ministro británico, Boris Johnson.

Pero el miércoles, aunque «a regañadientes», aceptó suspender una visita a Irlanda del Norte después de que los médicos le aconsejaran guardar reposo durante unos días.

Según la agencia de prensa británica PA, la soberana estuvo ingresada en el hospital privado Eduardo VII en el centro de Londres, donde su esposo Felipe había sido atendido en numerosas ocasiones antes de su deceso.

Su estancia se limitó a consultas con especialistas, pero se decidió que pasara la noche en el centro por razones «prácticas», indicó esta agencia, señalando que la reina volvió después a su oficina para «tareas ligeras».

No se tiene constancia de que la reina haya tenido algún problema de salud grave en los últimos años. De hecho, pese a su edad, hace unos meses se la vio cabalgando un poni.

Su última hospitalización se remonta a 2013, cuando pasó 24 horas ingresada por una gastroenteritis, y la anterior se dio diez años antes. En enero de 2020 faltó a un acto por un ligero resfriado.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba