EntretenimientoReportajes

Muere Quino el creador de Mafalda, conozca más sobre él aquí

Santo Domingo,RD.- Otra vez sopa!”. Murió Quino, pero Mafalda será inmortal. De hecho, la niña a la que no le gustaba la sopa permanecía ayer sentada en su banco del barrio de San Telmo de Buenos Aires, custodiada, de pie, por Susanita Manolito. Sus lágrimas invisibles fueron sustituidas por la flores que los porteños dejaban junto a ella. La colorida escultura está a unos pasos de la casa de Mafalda, en el número 371 de la calle Chile, donde dicen que la niña vivió en los años sesenta, acompañada de su padre, Joaquín Salvador Lavado, nombre que decía poco porque era mundialmente conocido como Quino.

El dibujante argentino falleció ayer a los 88 años a más de mil kilómetros de San Telmo, en Mendoza, su ciudad natal, donde se había instalado hace tres años, tras la muerte de su esposa. Al quedar viudo, el humorista se vio sumido en la misma tristeza que hoy embarga no solo a los argentinos, sino a un sinfín de seguidores de todo el planeta, marcados por la vida ficticia de la niña que cuestionaba el mundo establecido, haciendo reflexionar a los adultos. “Se murió Quino. Toda la gente buena en el país y en el mundo lo llorará”, tuiteó Daniel Divinsky, amigo y editor histórico del artista.

La primera historieta de Mafalda se publicó el 29 de septiembre de 1964 en el semanario Primera Plana, pero la niña había nacido un año antes, creada para un anuncio –que nunca vio la luz– de la agencia de publicidad porteña donde Quino trabajaba para financiar su pasión por el dibujo. Hijo de inmigrantes andaluces, con trece años empezó a estudiar Bellas Artes en Mendoza, pero se hartó del clasicismo de la academia para dedicarse al cómic y a los 18 se fue a vivir a Buenos Aires, publicando su primera tira cómica en el semanario Esto Es en 1954.

Las aventuras de Mafalda se publicaron entre 1964 y 1973, pero siguieron reeditándose, traduciéndose, replicándose en revistas y diarios y recorriendo el mundo y las distintas generaciones durante medio siglo. Hasta hoy.

Datos La vanguardia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba