Entretenimiento

El Carnaval dominicano de hoy

Por: Providencia Rossi Pujols

3de3

Santo Domingo. El primer carnaval que trajeron los españoles a la isla   en el siglo XV, ya no existe, ha evolucionado en cuanto contenido, la capacidad creadora del pueblo lo ha enriquecido hasta transformarlo en una expresión cultural de identidad, de dominicanidad, adquiriendo una importancia trascendental.

El personaje central del carnaval dominicano hoy en día, es el Diablo, “no porque sea un culto al diablo, sino una sátira, incluso una sátira a la propia iglesia, que lo tiene como símbolo del mal”, destacó el sociólogo y folklorista dominicano, Dagoberto Tejeda, al recordar que el carnaval es una sátira, es alegría, es el espacio recreativo más fas

cinante, con los mayores niveles de libertad que existe, es una reivindicación popular.

Tejeda entiende que es tiempo de redefinir el Carnaval Dominicano, sobre todo en cuanto al papel que juegan el Estado,  los ayuntamientos,  la iglesia y  los sectores populares, debido a que el modelo de organización está agotado.

El experto cita entre las debilidades que presenta el carnaval dominicano en la actualidad ,  la incomprensión del estado  y  los municipios al querer intervenir en una serie de manifestaciones del carnaval, tratando de utilizarlo política y económicamente a su favor, cuando su papel es aupar,  apoyar, permitiendo que el pueblo se manifieste como decida. Otra de las debilidades, es el hecho de que el sector turismo no ha entendido  el papel de atracción turística que significa el carnaval,  cuando hay  otras islas que esa es su principal  atractivo.,

Otro aspecto negativo, en el entendido de Tejeda, es la terquedad, la falta de visión y  de consideración de la iglesia católica, “todavía la jerarquía de la iglesia cree que estamos  en el periodo medieval y que ellos están por encima del estado y de la sociedad,  están totalmente equivocados, el carnaval es una conquista popular, un patrimonio de la nación”.

Tejeda, quien es además el presidente de la Unión Carnavalesca del Distrito Nacional,  entiende existe una contradicción, debido a que por un lado hay sectores,  líneas, que obstaculizan el desarrollo del carnaval, pero al mismo tiempo el carnaval es la actividad más importante de la cultura popular,  a tal punto que en todos los pueblos  hay carnavales  que han ido creciendo, enriqueciéndose cada vez más, “ a mi entender el mejor  carnaval del país es el de San Juan de la Maguana, un carnaval con identidad,  con participación popular, con valores tradicionales , con esencia de identidad,  cuyo personaje central es Barriga Verde”, cree que en una sociedad como la dominicana donde predomina el poder del dinero, el pueblo ha tenido una respuesta contestataria y un proceso de resistencia, donde el carnaval  es ese espacio donde ha ido permaneciendo lo tradicional , las costumbres, las tradiciones , pero al mismo tiempo con una apertura hacia lo nuevo , manifestaciones de la cultura popular  que están siendo agredidas  por un sistema neoliberal como este es un espacio de resistencia, de una lucha por el país, por la dominicanidad.

El investigador de la cultura popular dominicana y miembro de la Real Academia de Ciencias, toma como ejemplo el carnaval de la vega, el cual ha cambiado el escenario, donde la élite baja a nivel popular y en el aspecto económico, por  ser uno de los más mercadeado, sino el que más, en La Vega,  circulan más de 600 millones de pesos durante el periodo de carnaval, donde vuelve a surgir la contradicción, debido a que los carnavaleros, quienes hacen  la mayoría de los gastos, al final se quedan con las manos vacías, y las ganancias van a parar a otro lugar, “Pero aun así el carnaval se mantiene, en la Vega  todo el mundo goza, es un patrimonio y los veganos es el pueblo que más ha interiorizado, el carnaval sigue siendo la actividad cultural de la pasión, del amor, de la dominicanidad, la esencia , de reafirmar lo que  somos a nivel cultural y  una apertura para lo que debemos ser”.

Dagoberto Tejeda, quien preside la Fundación Instituto Dominicano de Folklore (INDEFOLK),  asegura que fue a partir de 1983 cuando el pueblo se apoderó del carnaval, fue entonces que el Estado,   entendió que el gobierno debía apoyar a los sectores populares, debido a que el carnaval era la muestra más importante de identidad, lo que algunos llaman la madre de todas las fiestas, donde hay música, coreografía, sátira, baile, artesanía, teatro, arte. Ese año se comenzó a celebrar el desfile nacional de carnaval, el primer domingo de marzo donde una muestra del carnaval de cada pueblo se adueña del malecón de Santo Domingo para disfrute de todos los dominicanos  y extranjeros sin importar las clases sociales.

Finalmente, Dagoberto Tejada,  vaticina, que con más luces que sombras, el primer carnaval de América, o sea el dominicano, será declarado próximamente como patrimonio cultural de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba