Energía

Cohete chino: la dura crítica de la NASA a Pekín por su “irresponsabilidad” y “falta de transparencia”

Los restos del cohete Long March 5B, cuya entrada no controlada a la Tierra provocó temores en gran parte del mundo, se quemaron durante su reingreso al planeta y cayeron en algún lugar del océano Índico, al oeste del archipiélago de las Maldivas.

La administración espacial de China, que permaneció en silencio por unos días cuando comenzaron a aparecer las denuncias sobre la reentrada sin control del artefacto -y a la que luego restó importancia- anunció que había cruzado la atmósfera terrestre a las 02:24 GMT.

El Comando Espacial de Estados Unidos, que alertó inicialmente que seguía con atención el objeto, también confirmó que el cohete volvió a entrar en la atmósfera terrestre sobre la Península Arábiga.

“La ubicación exacta del impacto y el tamaño de los escombros, ambos desconocidos en este momento, no serán divulgados por nosotros”, dijo en un comunicado.

Fue un alivio para muchos, que temían la muy pequeña posibilidad de que los restos del cohete cayeran en una zona poblada.

Y es que si bien el 70% de nuestro planeta está formado por agua, lo que hacía muy probable que el cohete cayera al mar, también existía el peligro, aunque mínimo, de que impactara algún lugar habitado.

BBCMUNDO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba